Cargando...

Sauna de purificación con plantas medicinales


Es a través del calor, que las hierbas liberan sus aceites esenciales y muchas de sus propiedades medicinales.
Respirar este aire, produce un aceleramiento en la renovación de los procesos celulares de todo el organismo desechando el monóxido de carbono e incorporando oxigeno renovado con todas las propiedades curativas de las plantas.
Con la sauna fitoterapéutica nuestro cuerpo se somete a un alto grado de calor, los poros de la piel se dilatan y se produce el fenómeno fisiológico que denominamos osmosis. Una osmosis percutánea que actúa en una doble dirección ya que expulsa y elimina las toxinas a la vez que recibe y absorbe las propiedades de las plantas. El cuerpo se limpia a través de la sudoración, expulsando todo tipo de elementos tóxicos que junto con la inhalación del vapor, propician la asimilación de las esencias y de los principios activos de plantas, reforzando nuestro organismo. Por otro lado, la dilatación de los poros nos ayuda a estar más perceptivos y conectados con el mundo exterior.
Los baños de vapor son un tratamiento que, más allá de su alto poder de desintoxicación, inciden sobre todos los sistemas que regulan nuestro organismo. Estimulan el sistema linfático, ya que al subir la temperatura por encima de los 40ºC la piel se convierte en un tercer riñón.
El baño de vapor también es conveniente en los padecimientos relacionados con el frío interno, y es de gran ayuda sobre todo en el tratamiento de desórdenes femeninos ya que provoca calor en los ovarios, trompas de Falopio y útero (indicado en infertilidad)
Efectos en el sistema respiratorio. Los baños de vapor están indicados para tratar la tos, la bronquitis, el asma, la sinusitis, las afecciones alérgicas, etc. La elevada temperatura de la sauna, combinada con la esencia de las plantas medicinales, desobstruye y libera las vías respiratorias. Los pulmones se expanden, expulsando las toxinas acumuladas.
Efectos en sistema circulatorio. En el baño de vapor, los vasos sanguíneos se dilatan de manera significativa, facilitando la expulsión de toxinas del cuerpo, así como la eliminación de ácido úrico, colesterol, por lo que es recomendable para tratar problemas de enfermedades relacionadas con deficiencias circulatorias.
Efectos en el sistema nervioso. Durante la sesión, se producen efectos relajantes y estimulantes para el organismo que contribuyen a tratar dolencias y trastornos como como el estrés, el insomnio y la tensión nerviosa.
Efectos dermatológicos. El baño de vapor también tonifica e hidrata la piel, ayudando a eliminar impurezas y favoreciendo la renovación celular que propicia una mayor luminosidad de la epidermis.
Esta terapia de sanación, se hace a través de un ritual en el cual se toma conciencia del poder de las plantas. Las plantas son tratadas con el respeto y el agradecimiento que se merecen.
El objetivo de nuestra sauna de purificación no solo es la sanación de la parte física del cuerpo sino también de la parte energética.
La sauna finaliza con un baño rápido de agua fría; ese paso repentino del calor al frio produce que los puntos centrales de energía (los chakras) se alineen, que los poros se cierren y que se fortalezcan los huesos músculos y tendones y favorece la vasoconstricción.